Cinco claves para ayudar a los empleados a gestionar sus emociones


Una buena gestión de las emociones de los empleados les ayuda a desarrollar su trabajo de manera más eficaz y a relacionarse mejor en la empresa, lo cual impacta positivamente en su rendimiento.

Así lo ponen de relieve desde KONE, empresa líder en el desarrollo de soluciones innovadoras y ecoeficientes para ascensores, escaleras y puertas automáticas de edificios, que ha desarrollado la iniciativa Gimnasio Emocional para ayudar a sus empleados a gestionar su estado emocional.

Del mismo modo que los empleados acuden al gimnasio a entrenar el cuerpo, KONE ha desarrollado unos talleres para fortalecer la mente. El objetivo no es otro que mejorar la gestión emocional ayudándose de la respiración y de técnicas para gestionar las dificultades diarias.

La iniciativa ha sido puesta en práctica entre algunos empleados de la compañía repartidos en entrenamiento de una hora y media de duración semanal a lo largo de 9 semanas.

El Gimnasio Emocional de KONE ha premiado en la 15ª edición de los Premios a la Innovación en RRHH de Expansión y Empleo. Con este motivo, la directora de Recursos Humanos, Comunicación y Marketing de KONE, Áurea Gómez, ha compartido cinco claves básicas que cualquier empleado puede poner en práctica para gestionar sus emociones de forma más eficaz:

  • Tomar conciencia de las emociones. El primero de los objetivos de este tipo de entrenamiento debe ser ayudar a comprender de forma práctica el funcionamiento del sistema emocional. La compañía contribuye, en este sentido, a que los empleados diferencien el funcionamiento en automático del cerebro emocional y el uso del cerebro racional.
  • Trabajar la gestión emocional a través del pensamiento. Ayudar al trabajador a que identifique los pensamientos poco racionales que conllevan a emociones desagradables y desadaptativas. El entrenamiento que se practica es enseñar a los empleados a cuestionar este tipo de pensamientos y generar otros alternativos.
  • Gestionar el enfado y disminuir el estrés con la respiración. Ayudar a los trabajadores a regular sus enfados puede ser clave para el buen clima de trabajo. En este sentido, los empleados entienden también cómo afrontar el enfado de otra persona. El clima de trabajo se puede ver perjudicado también por el estrés diario, por lo que ofrecer al empleado las pautas básicas para disminuirlo a través de la respiración consciente puede suponer el éxito de la compañía.
  • Aplicar el mindfulness y conectar con los demás. El mindfulness es una herramienta que puede ayudar al individuo a observar y aceptar los procesos internos a través de la atención concentrada y los sentidos. En ambientes donde el trabajo en equipo es clave, es necesario que el empleado comprenda la importancia de la palabra empatía y lo que significa conectar con los demás.
  • Dominar cada estilo relacional. Cada persona posee un estilo relacional, o forma concreta de relacionarse con los demás. Cuando dos personas con estilos relacionales opuestos coinciden en un ambiente de trabajo puede resultar difícil que conecten entre sí. Actividades para aprender a gestionar diferentes estilos relacionales puede suponer el éxito o el fracaso del ambiente de trabajo y, por ende, de la compañía.

“Independientemente del sector en el que opere la compañía, generar emociones positivas entre los empleados que creen un sentimiento de unión y equipo en el trabajo puede ser clave para el éxito de cualquier negocio”, concluye Áurea Gómez.

Fuente: RRHHpress.com


Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.